Una prueba tan dura y exigente como bella e insólita gracias al entorno que nos proporciona Priego de Córdoba y sus sierras de la Subbética en Andalucía.